Breve relato de la transformación de la experiencia hotelera

 

Anoche no podía dormir y me dio por pensar cuando iba con mis padres a una agencia de viajes para organizar nuestras vacaciones.

Recordé como el agente nos mostraba un catálogo del destino donde queríamos ir en el que estaban todos los hoteles con las fotos, los precios y su descripción. Al llegar a casa recuerdo pasarme horas ojeando esos catálogos.

Normalmente acabábamos eligiendo el que nos recomendaba la persona de la agencia. Siempre que encajase con nuestras necesidades y el precio que estaban dispuestos a pagar mis padres.

Nuestra expectación (especialmente la mia) antes de llegar al hotel era máxima. ¿Cómo sería la piscina?,¿qué servirían en el desayuno?, ¿qué ambiente habría?  Era normal, no habíamos tenido contacto con el hotel previo a la llegada, a excepción de ese catálogo y los consejos del agente.

Comercialización y experiencia estaban separadas.

Ahora todo está mucho más interconectado y quizá se ha vuelto más complejo. A cambio, tenemos la oportunidad de conocer previamente a nuestros huéspedes, presentarnos personalmente y conseguir que deseen arrancar el resto de hojas del catálogo para quedarse únicamente aquella en la que aparece nuestro hotel. Aprovechémosla.

 

Photo credit: NordWood Themes

No Comments

Post A Comment