el-futuro-de-los-hoteles

¿Qué es un hotel?

 

En este primer post me gustaría exponer que es para mí un hotel, qué tipo de hotelería me interesa y por qué.

Si atendemos a lo que dice Wikipedia, un hotel, es un edificio planificado y acondicionado para otorgar servicio de alojamiento a las personas y que permite a los visitantes sus desplazamientos.

Si esto es lo que entendemos por hotel, no es de extrañar que productos sustitutivos, como los apartamentos, hayan adquirido una gran cuota de mercado, gracias a su comercialización masiva a través de aplicaciones tecnológicas, dado que la experiencia que proponen es muy similar.

Si tu propuesta es: te ofrezco un lugar donde dormir en una ubicación concreta, el resto de los lugares que ofrecen eso mismo serán tu competencia directa y el huésped que va buscando eso, se quedará con el más le guste su diseño, el mejor ubicado o el más barato (y posiblemente no en este orden de prioridad).

Si pretendes diferenciarte, ese no debería ser tu principal reclamo. Tampoco sirve que digas «además de alojamiento, tenemos piscina, spa, gimnasio, restaurante, bar…» quizá sean cosas que el potencial huésped ni vaya a utilizar, ni le interesen, pero sabe que pagará por todas ellas.

Pienso que la propuesta inicial y principal debería estar más relacionada con qué aportará al potencial huésped alojarse en ese hotel, a su experiencia completa del viaje. De que forma diferente conocerá la ciudad, qué puede aprender de vosotros y de sí mismo cuando se aloje allí, a quién puede conocer…

¿Es este alojamiento para ti? ¿Tiene que ver contigo? ¿Crees que puede resultarte valioso en tu viaje? ¿Y en tu vida?

Si, el potencial huésped responde afirmativamente a estas preguntas, es cuando se interesará por saber sobre tu edificio reformado en ese barrio en concreto, el tipo de cocina que ofrecéis, las actividades a realizar…

 

Los hoteles dejarán de ser para siempre, un lugar donde dormir a cambio de dinero, para convertirse en puntos de encuentro entre personas afines, crecimiento personal y autorrealización.

 

Entiendo que los viajeros ya no ven el hotel como un lugar donde únicamente se pueda descansar y dormir. Al menos, aquellos viajeros que puedan o quieran pagar por una experiencia diferente que va mas allá.

De hecho, pienso que los hoteles se dividirán en dos grandes grupos:

Uno asociado a costes muy bajos, principalmente de personal. Serán lugares que ofrecerán ubicaciones céntricas, comodidad en las instalaciones y servicios automatizados.

Otro, hoteles pensados desde dentro, para algunas personas con un estilo de vida, personalidad y valores concretos a los que el equipo servirá una experiencia personalizada al máximo sirviéndose de la tecnología.

Es este segundo grupo el que más me interesa.

Cuando digo crecimiento personal, es por que los aprendizajes y experiencias que se tienen (y tendrán) en este tipo de hoteles deben ir enfocados a aportar algo en el día a día de las personas. No debe ser una experiencia que deje indiferente, sino algo que haga pensar y plantearse nuevos comportamientos en algún aspecto.

Ese contacto con personas afines y desarrollo personal, ayudará al huésped en su camino vital.

Un hotel para mí tiene que ver con las personas que allí trabajan y con quienes les visitan, y en función de eso girará el concepto del hotel, los servicios ofrecidos, las instalaciones a crear y la tecnología a utilizar. Hacerlo al revés, no tiene ningún sentido.

 

Photo credit: See-ming Lee

 

2 Comments
  • Xavi Martinez
    Posted at 21:50h, 04 abril Responder

    Me encanta la forma que va cogiendo el Blog, de verdad, te has tomado muy en serio eso de aporta valor 😉

    Como dice alguien a quien tu y yo leemos «Las personas que actúan hacen magia» y tu ahora mismo has dejado de hablar para pasar a la acción.

    Mucha suerte en tu camino amigo!!

    • admin
      Posted at 09:35h, 05 abril Responder

      Muchas gracias Xavi. De eso se trata 🙂 Tu diseño y tus consejos me están ayudando mucho. ¡Un abrazo!

Post A Comment