Nadie quiere estar como en casa

 

Por supuesto que no. Al menos no como en su casa.

Nadie, cuando viaja, quiere sentirse como si estuviera en su casa, porque si así fuese se hubiera quedado en su casa. Cuando decimos que «nos gustaría estar como en casa», lo que queremos decir es que queremos tener al menos las mismas comodidades y tranquilidad que cuando estamos en nuestra casa.

Pero lo que realmente deseamos es, ser sorprendidos de alguna manera, obtener un aprendizaje o llevarnos un recuerdo imborrable y si es posible todo a la vez.

Hay quien podría pensar que cuando elegimos un apartamento o una casa para pasar unos días lo hacemos porque nos sentiremos «como en casa». Yo opino que tampoco es cierto, porque si bien cuando escogemos esta opción buscamos sentirnos más libres, tener más espacio o pagar únicamente por lo que usamos (cosa que no siempre sucede en un hotel), lo que realmente queremos, no estar como en nuestra casa, sino sentirnos como un ciudadano de (pon aquí la ciudad que quieras). De hecho nos gustaría que ese lugar fuese lo más parecido a la imagen que para nosotros representa la casa típica de esa ciudad.

Sorprender, ofrecer un aprendizaje y dar un recuerdo que el cliente no pueda olvidar es nuestro trabajo y para lograrlo debemos ser auténticos, empáticos y transmitir nuestro estilo de vida de forma honesta.

 

Photo credit: Evelyn Paris

 

No Comments

Post A Comment