Escuchar a tus clientes no es suficiente

 

Escuchar a los huéspedes está muy bien. Que te comentan durante la estancia, como reaccionan, que escriben en los comentarios, que ponen en sus redes sociales… Ver y analizar lo que dicen es muy bueno porque puede ayudarnos a mejorar nuestro servicio, tener menos fallos, preparar experiencias que sabemos que les gustarán y diferenciarnos de otros hoteles, pero ¿es esto suficiente para sorprenderles (realmente)?

Si escuchamos lo que dicen y lo hacemos muy bien, estarán satisfechos. Pero lo que realmente les hará volver y hablar de ello serán las emociones que les provoquemos.

Tus clientes no conocen tu producto tanto como tu, no suelen ser profesionales de la hotelería y por tanto no podemos esperar que sus “consejos” lleven a tu alojamiento a ser realmente especial.

Salir fuera y observar que hacen otras personas/empresas en diferentes sectores pueden ayudarnos (conociendo perfectamente a nuestros huéspedes, nuestro producto y a nosotros) a crear la experiencia que realmente sorprenda.

Los buenos chefs, los grandes diseñadores y los magos lo hacen… y algunos hoteleros también.

 

Photo credit: Multa Media

No Comments

Post A Comment